Loading...

CONSEJO DE NIÑOS Y NIÑAS

Son espacios que promueven la participación ciudadana de las niñeces, siendo una respuesta concreta al artículo Nº 12 de la Convención Internacional de los Derechos del Niño. Los niños y las niñas en el Consejo son capaces de interpretar sus propias necesidades y de contribuir a las transformaciones de su ciudad.

De manera, que vale la pena darle la palabra, llamarlos a participar, porque tal vez en su nombre y por su bienestar es posible demandar a los ciudadanos adultos los cambios que difícilmente están dispuestos a aceptar y promover.

Los Consejos son espacios integrados por niñas y niños entre 8 y 12 años, que se reúnen periódicamente por dos años, en un encuentro de dos horas de duración. La convocatoria se realiza en el barrio y en las escuelas cercanas al lugar donde funciona dicho consejo. La participación es voluntaria, libre y abierta; no existen requisitos de inclusión, solamente el establecido por la edad.

En estos espacios las voces de las niñeces son escuchadas, reconocidas y legitimadas porque son sujetos de derecho y al mismo tiempo, sus ideas y opiniones son necesarias para diseñar y planificar políticas públicas municipales y provinciales. Desde esta propuesta, escuchar a las niñas y a los niños significa generar instancias para que se expresen y así construir ideas colectivas e innovadoras sobre sus vidas, barrios y ciudades.

Desde el año 2018 en la ciudad de Neuquén se encuentran en funcionamiento 3 consejos coordinados por una dupla de promotores de participación infantil en los barrios Huiliches, 7 de Mayo y Don Bosco III. Conformando una Red Provincial junto con los consejos conformados en las localidades de Andacollo, Villa El Chocón y los 4 Consejos en San Martín de los Andes. Un total de 9 consejos de Niñas y Niños en la Provincia.

Lustradores de barrios

Es un medio para la reflexión, la socialización de saberes y prácticas, y el impulso a la participación colectiva, por ello, se procura utilizar la herramienta del mapeo desde una propuesta que integre a la recreación, al juego y al arte con miras a facilitar la imaginación, el intercambio, la creación y la construcción de lo local desde la problematización de lo cotidiano, en palabras de las niñas y los niños.

La participación de las niñas y los niños en “Lustradores de Barrios”, permite visualizar y narrar el espacio público desde sus propias miradas que suelen estar invisibilizadas, desde los relatos adultocéntricos.

Esta propuesta, está destinada principalmente a niñas y niños de escuelas de la provincia del Neuquén que asisten a 4°, 5° y 6° grado.

Fiesta callejera: recuperar la calle para seguir jugando

La propuesta procura plantear el espacio público desde una mirada sociocultural a partir de la cual se lo define como el lugar común donde las personas realizan actividades cotidianas, funcionales y rituales que relacionan la comunidad, conformándose como lugar de contacto e identificación de los mismos. No se trata de hacer espacios públicos infantiles, sino de dejarles espacio para jugar e instalar tiempos de fiesta en medio de lo cotidiano.

Se busca visibilizar e intervenir en el espacio público a través de: juegos callejeros, juegos de ronda, juego libre como ser: rayuelas, carreras de autitos, embolsados, zancos, espacio de dibujo, lectura de cuentos, etc.

El juego, jugar y jugársela, en y para la libertad a la que las niñas y los niños tienen derecho, en un marco que nos invita a ser la mejor versión de nosotros mismos. Esta propuesta pretende fomentar procesos participativos en el espacio público, teniendo los siguientes objetivos:

Crear marcos legales municipales y provinciales que fortalezcan la promoción del derecho al juego para visibilizar a la comunidad jugando.

Fortalecer los vínculos interinstitucionales y comunitarios.

Promover la co-creación de propuestas que fortalezcan el derecho al juego en el espacio público. En este sentido, con la Fiesta Callejera no se trata sólo de abrir espacios de participación de la niñez sino de crear ambientes de socialización y aprendizaje para un protagonismo real y no competitivo, para el conocimiento de las potencialidades humanas.